fbpx

5 Juegos para niños en la playa

Seguro que cuando al fin te decidiste a tener tu propia depa o casa frente al mar en Asia, esa decisión no la hiciste pensando única y exclusivamente en ti. Seguro que lo hiciste deseando lo mejor para toda tu familia, pensando en la posibilidad de una bonita convivencia juntos y, muy especialmente, en poder ofrecer una vida feliz y saludable a los más pequeños de la casa.

Porque hay que reconocerlo: cuando se forma una familia, los hijos lo son todo, ¿verdad?

Como sin duda sabrás por tu propia experiencia, cuando los hijos se hacen mayores, los momentos más felices  y compartidos en familia se quedan grabados en la memoria para siempre.

Es por ello que deberíamos esforzarnos en propiciar todas aquellas situaciones familiares que nos sirvan para compartir ratos agradables y que fomenten el amor y el cariño. Estas actividades, además, favorecen notablemente el desarrollo de una personalidad sana, equilibrada y agradecida por la vida.

El juego en los niños es una actividad esencial que, además de divertirles, les hace adquirir un montón de habilidades fundamentales.

Y si vives frente al mar, ¿qué mejor espacio natural para jugar con ellos que la playa?

5 juegos de niños en la playa

  1. El tesoro mágico. Haz una lista con no menos de 5 ó 6 objetos mágicos que tus hijos deberán buscar por toda la playa. Estos objetos pueden ser conchas de playa, algas marinas o cualquier piedra con alguna característica especial. Si quieres que el juego dure un buen rato, estos objetos  no han de ser tan fáciles de localizar. Se trata de una competición: ¡quien recopile todos primero habrá ganado!
  2. Circuito de golf. En la zona más baja de la playa, en donde la arena está más húmeda y por tanto dura, crea un circuito con diferentes hoyos y también algunos obstáculos como piedras o algas. Haz también varias elevaciones y pendientes. Con una piedra redondeada para cada uno, ¡comienza el torneo! Aquel que supere el circuito introduciendo su piedra con el menor número de intentos será el campeón.
  3. El castillo fantástico. Probablemente el juego de playa más famoso de todos. Hacen falta cubos de arena para crear las diferentes torres del castillo. Ya sabes, cuánto más húmeda la arena, más dura y resistente estará. Este juego favorece la imaginación y la creatividad en los más pequeños. Además, cuando la marea comienza a acercarse a la construcción, ¡es muy emocionante! Recuérdales construir un buen foso, o dos, delante del castillo. Esto frenará las embestidas de la marea.
  4. Saltos. Esta actividad debe hacerse en la arena seca y blanda. Es un juego sencillo pero muy divertido. Tan solo consiste en señalar, por medio de una franja, el límite a partir del cual debe realizarse el salto. Cada niño debe coger carrerilla e impulso… ¡y saltar lo más lejos posible! En la propia arena quedará marcado el punto exacto del aterrizaje. Quien llegue más lejos habrá ganado.
  5. Enterramientos. Otro gran clásico. Lo primero es cavar un gran hoyo, tan grande que permita a un niño estirarse completamente dentro. Una vez dentro, el juego consiste en enterrarlo y taparlo con arena húmeda, alisando el terreno circundante, de forma que al final solo quede visible su cabeza. ¡Y ver cuánto tarda en lograr escapar!

Estos son tan solo algunas de las muchísimas actividades que se pueden realizar en la playa y en familia. Si tus hijos son pequeños, estamos seguros de que disfrutarán mucho de cualquiera de estos juegos. ¡Pero el límite y la imaginación los pones tú! Disfruta y vive como siempre soñaste en tu casa frente al mar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.