fbpx

Cuando al fin cumples tu sueño y compras tu propia casa o depa frente al mar en Asia tu vida cambiará. Tener una vivienda es una experiencia nueva y verás tu hogar de una forma distinta. Querrás verlo siempre bien. En perfectas condiciones. Decorado a tu gusto. Radiante. 

Ahora bien, en todas las casas surgen sorpresas, en forma de averías, o simplemente necesidades para solventar que deberías aprender a solucionar tú mismo. 

Hay un montón de cosas para las que no es necesario llamar a un profesional. No es lo mismo cambiar la placa de la ducha o el piso de un salón que colgar un cuadro, ¿verdad?

Y no puedes estar siempre dependiendo de una tercera persona. Existen operaciones de mantenimiento muy sencillas que no requieren de terceras personas. Además, tu economía lo agradecerá. 

Veamos algunas. 

Averías en casa que puedes arreglar por ti mismo

  • La potencia y la presión de la ducha

Resulta especialmente desagradable en invierno. Cuando, con el frío de la mañana, la ducha nos recibe con tan poca presión y fuerza que es tan solo un goteo. Ducharse bien, con un buen chorro con la presión, fuerza y temperatura adecuada es fundamental para empezar bien el día. 

Este problema tan común casi siempre tiene una fácil solución. Tan solo cambia el cabezal de la ducha antiguo desenroscando mediante unos alicates. Con firmeza pero también con un poco de cuidado. Si apretamos más de la cuenta podríamos romper el mecanismo completo. Cuando ya esté fuera limpia bien la tubería y envuelve con teflón para evitar fugas y que todo quede lo mejor compartimentado posible. Ahora sí, añade el nuevo cabezal que has adquirido en la ferretería. Si tiene regulador y es un buen modelo, mejor que mejor. 

  • Tapar agujeros en la pared

Si eres de esas personas que te gusta tener cuadros, colocar estanterías con libros o adornos, marcos con fotografías… En definitiva, si te gusta ver una pared adornada, seguro que te has encontrado en más de una ocasión con este problema. 

Al cambiar la decoración es muy posible que te encuentres con algún agujero en la pared, producto de un cuadro, un marco o cualquier aplique que hayas decidido cambiar de lugar. Porque para que la casa esté viva conviene cambiar la decoración de vez en cuando. 

La sensación de ver estos agujeros en la pared de tu casa puede ser muy desagradable. 

Pero no te preocupes, porque no tiene la mínima importancia. Solo hay que saber cómo actuar. Se trata de saber cómo parcharlos. Hazte con una pizca de masilla y rellena el agujero; luego con una herramienta plana (puede ser una espátula), reparte, iguala y elimina la masa sobrante. Cuando esté seco, puedes pasar un poco de pintura y listo. 

  • Colgar objetos 

La operación contraria al punto anterior (parchar agujeros), es justamente, hacerlos. A todos nos impone un poco de respeto hacer agujeros. Pensamos que nos van a salir mal y que vamos a arruinar la pared para siempre. 

Bien, hay que olvidarse de eso. Para empezar ya hemos visto en el punto anterior cómo se puede tapar un agujero. Es decir, si el agujero no nos saliera tal y como lo deseamos, aún podríamos solucionarlo. Todo tiene arreglo en esta vida. Debemos perder un poco el miedo. Los cuadros, las baldas, los estantes, los apliques… son elementos fundamentales en la decoración de un hogar. Y esta no es una casa o depa cualquiera. Lo has comprado. Es tuyo. Debe estar como a ti te guste. Así que adelante y no temas. Coge el taladro. Usa la broca del tamaño correspondiente al agujero que quieres realizar. A mayor peso del objeto en sí, mayor ha de ser el tamaño, para que lo sustente con la fuerza suficiente. Un truco: cuando el objeto es demasiado pesado, haz los agujeros en las vigas de la casa. Son mucho más resistentes. ¿No sabes dónde están las vigas? Muy sencillo: golpea la pared con tu propia mano (con calma, claro); en los puntos en los que suene apagado, y no hueco o vacío, es que estamos ante una viga. 

  • Cambiar la cerradura

Cambiar la cerradura de casa es también una de las tareas más frecuentes y comunes que vamos a tener que realizar en algún momento. Por el motivo que sea: pérdida de llave, robo, etc. Casi siempre llamamos a un cerrajero cuando resulta mucho más fácil de lo que pensamos. Un destornillador para aflojar y sacar el mecanismo antiguo y, posteriormente, añadir el nuevo y apretar los tornillos es suficiente. Eso sí, fíjate bien que la nueva cerradura ocupe el mismo espacio que ha dejado la antigua para no tener que intervenir en el hueco. 

  • Humedades

Se trata de una de las averías que menos nos gustan y que ofrecen un aspecto más desagradable. Suelen darse en baños y lugares cerrados o con poca ventilación. Pero, ¿sabes? También tiene una solución sencilla. 

Mezcla agua y lejía, (aproximadamente un 20%) y deja que repose unos 10 minutos. Frota la mancha con un cepillo impregnado en la mezcla. Para rematar, hazte de un deshumificador y déjalo en la habitación para que las molestas manchas no vuelvan a aparecer nunca más. 

Te hemos contado tan solo algunas de las muchas tareas que podrías comenzar a realizar por ti mismo. Al principio te sentirás torpe e inseguro pero, con la práctica, irás haciendo con mayor facilidad y seguridad. Es posible incluso que te acabe gustando. Recuerda que la mayoría de los problemas cotidianos que surgen en casa tienen una solución más sencilla de lo que parece. ¿Vas a estar siempre llamando a un profesional y gastando tu dinero?

Comprar una casa o un depa supone una gran inversión económica. 

Para hacer frente a ese gasto, Taurus Mar ofrece a sus clientes una serie de herramientas y de facilidades financieras de las que podemos hablar en el momento que desees. 

No obstante, cuando tenemos el objetivo de ahorrar, no solo para la compra de una casa, sino para cualquier capricho o necesidad que tengamos, casi siempre existen en nuestra vida una serie de gastos fijos que, con un poco de disciplina, podremos reducir sin problema. 

Vamos a hablar tan solo de algunos de ellos, pero el límite, como siempre, lo pones tú. Cualquiera de los gastos que vamos a enumerar podrían disminuirse desde hoy mismo, y en tan solo unos pocos meses tu economía lo agradecerá. 

Cómo ahorrar en casa

  • Electricidad en casa

Ya dedicamos todo un artículo del blog a este apartado. Gastamos mucha más electricidad de la necesaria, y a veces tontamente. Nos creemos que es la energía es un bien gratuito y nada más alejado de la realidad. Tan solo tienes que mirar la factura eléctrica que nos llega todos los meses. Adquiriendo unos cuantos hábitos de ahorro eléctrico ahorrarás un buen dinero todos los meses. No dejes las luces prendidas si abandonas la habitación o acostúmbrate a apagar cualquier electrodoméstico que no estés usando… Tienes todos nuestros tips acerca de este tema aquí

  • Tu celular

No es ningún secreto. Nos pasamos horas frente al celular. Mirando el Whatsapp, esperando nuevos mensajes, o chismoseando el Instagram… Quizás ha llegado el momento de decir basta. Tener la disciplina y la fortaleza suficiente como para dejar de estar tan atento. Una medida es rebajar el servicio mensual que tengamos contratado e irnos a un plan básico y barato. Esto supone otro ahorro mensual y, quién sabe, quizás nos haga regresar (o descubrir) a la experiencia de leer un buen libro. 

  • TV por cable

Sí, es cierto. Todo el mundo hoy día tiene centenares de canales de televisión y acceso a la última serie de moda. Pero, ¿de verdad es tan necesario? ¿Cuánto tiempo tenemos realmente para ver la tele? Piénsalo. ¿Realmente necesitas tantas opciones? ¿Merece la pena tanta plataforma? Parémonos por un momento y pensemos con calma. Quizás estamos cayendo en una espiral sin sentido, víctimas del marketing. Si eres una persona que no ve mucho la televisión (por tiempo o por el motivo que sea) puedes reducir esa oferta inmensa de canales. No pagues tanto si luego no lo ves. Esto, al cabo del año, significa un gran ahorro. 

  • Cenar fuera de casa

A todos nos encanta. Y todos sabemos que supone un gran gasto. ¿Estamos dispuestos a renunciar al placer que supone ir con nuestra esposa o pareja, o la familia al completo, a ir a ese restaurante que tanto nos gusta? Quizás no, y además, solo se vive una vez y no debemos permitir que nuestra vida sea siempre monótona y aburrida. Sin embargo, quizás sí que podríamos reducir el número de veces que lo hagamos. Además, lo disfrutaremos más. Si tenemos la costumbre de salir a un restaurante una vez por semana, tal vez podríamos reducir a un par de veces al mes. Tu economía lo agradecerá. 

  • Ir al gimnasio

Una de las múltiples formas en las que la pandemia por COVID ha alterado nuestra vida tiene que ver con las visitas al gimnasio. Todo el mundo que realmente tenía la necesidad de salir a realizar ejercicios a un gimnasio ha descubierto cómo, con disciplina y constancia, se pueden realizar igualmente desde casa. La salud y el ejercicio físico es muy importante y en Taurus lo valoramos mucho. Hemos hablado de ello en varios artículos anteriores. Ahora bien, no es indispensable tener que pagar todos los meses por un gimnasio. Hay muchas opciones. Una de las mejores, por supuesto, es la playa. 

Estamos seguros que estos consejos te harán ver la gran cantidad de formas que hay para reducir los gastos e ir ahorrando todos los meses. Te aseguramos que al cabo de un año, tu bolsillo (y tu cuenta bancaria) lo notará. ¿De qué otra forma ahorras tú?

Continuando el artículo anterior, en el que ofrecimos un listado con los errores más frecuentes que deben evitarse al amoblar tu nueva casa o depa, hoy vamos a contarte cuáles son los primeros muebles que, sí o sí, debes tener desde el primer día tras tu mudanza. 

Cuando recién adquieres tu nueva casa o depa, las emociones que sentimos son muy fuertes. La primera, por supuesto, la felicidad. Pero si no nos organizamos bien, esa felicidad puede venir acompañada de un fuerte estrés que pueda llegar a enturbiar un momento tan especial. La mudanza y, sobre todo, la adquisición de mobiliario para poder vivir en nuestra nueva vivienda, pueden llegar a ser situaciones de gran tensión. 

Amoblar toda una casa o depa es demasiado. Abruma a cualquiera. Demasiadas opciones para cada artículo. Desde la cama hasta la cubertería. ¿Por dónde empezar?

No desesperes. Lo primero, organízate bien y no cometas errores: lee este artículo

¿Quieres comprar y amoblarlo absolutamente todo en una semana? Se trata de un error habitual. Hay que tener paciencia y con ella, irás adquiriendo una mejor perspectiva. Las prisas son las peores aliadas. Es comprensible querer tenerlo ya todo hecho para comenzar a disfrutar la casa, pero no te lo recomendamos. 

La solución, para evitar el estrés, gastar lo menos posible y que el resultado, desde un punto de vista estético, sea el óptimo, es ir paso a paso. 

Lo primero es comprar únicamente aquello que sea lo mínimo necesario para poder instalarte y vivir en tu nueva casa. El resto, podrás irlo adquiriendo poco a poco. Con calma; sin prisas. Eligiendo mejor y distribuyendo el gasto a lo largo del tiempo. 

Así que la pregunta es: ¿qué muebles son realmente imprescindibles para entrar ya a vivir en tu nueva casa o depa?

No te preocupes. Ya te lo decimos nosotros. 

Muebles imprescindibles para entrar a vivir en tu nueva casa o depa

  • Cama y ropa de cama

Lógico, ¿verdad? Es absolutamente prioritario, para entrar a vivir en una casa que esta ya disponga de cama para todos los miembros de la familia. Aún decimos más, la cama es una inversión de primera importancia. Si cuentas con un presupuesto limitado, tal y como te sugerimos en el artículo anterior, te recomendamos que el colchón tenga una buena calidad. El descanso es fundamental en la vida. No solo descansas mejor, sino que vas a rendir mejor durante el día. Invierte en descanso: no te arrepentirás. 

  • Artículos para la cocina

    Los artículos para tu cocina deben estar disponibles desde el primer día en tu nueva casa

Al igual que el descanso, la alimentación y cocinar son actividades que no pueden esperar y que tendrás que realizar desde el primer día. Para la cocina, existe una enorme variedad de artículos, herramientas y utensilios; lo mejor es anotar aquellos que, por experiencia, sabes que usas con más frecuencia. No pueden faltar ollas, sartenes, espátulas, cubertería, platos, vasos… ni comida, por supuesto. Estos son prioritarios y tendrás que disponer de ellos desde el primer día. Un microondas, por el contrario, quizás pueda esperar un poco más.

  • Artículos de baño

El baño es otro espacio que, desde el primer momento, debe estar plenamente operativo, por ser un lugar de uso frecuente e inevitable. No se trata de estética ni decoración, sino de tener lo mínimo indispensable para entrar a vivir a tu nueva casa o depa. La decoración vendrá después; puede esperar. Papel higiénico, cepillos de dientes, cortina para la ducha, alfombrilla para los pies… son esa clase de artículos que tendrás que tener desde el primer momento. 

  • Mesa de centro

Desde para colocar cosas hasta para depositar la bandeja o los platos para comer, una mesa de centro es un mueble que hay que tener desde que entramos en casa. Es mucho más útil de lo que nos imaginamos, hasta el punto de que, si no la tuviéramos, nos encontraríamos con muchos problemas diariamente. 

  • Sofá

Sucede como con el punto anterior. Quizás no se trate de algo tan imprescindible como una cama, pero te recomendamos entrar a tu nueva casa o depa teniendo desde el principio un sofá. Parece obvio, pero es importante tener donde sentarse desde el primer día, y si tienes familia, un sofá es la solución. Es una inversión notable. Quizás prefieras comprar uno barato para salir del paso o, por el contrario, adquirir uno de calidad desde el primer momento. Esa ya es tu elección. 

  • Lámparas y extensiones múltiples

Nunca están de más. Y especialmente cuando llegas a una nueva casa, aún con todo por hacer, disponer de lámparas (movibles) y extensiones para repartir electricidad donde la necesites es una prioridad. Pueden salvarte en más de una ocasión y resolver problemas. Es barato y muy necesario. 

  • Perchas y ganchos para la ropa

Un error frecuente es olvidarnos de las perchas y los ganchos para guardar y organizar la ropa. Si ya tienes, perfecto, pero si no, debes comprarlos inmediatamente. Porque ropa sí que tienes, y tendrás que sacarla de las cajas de la mudanza y guardarla desde el primer día, para poder usarla con normalidad. Se trata de una inversión mínima… pero obligada. 

Teniendo en cuenta estos artículos de primera necesidad para cuando te mudes a tu nueva casa o depa, y el post anterior en el que te ofrecimos una lista de tips y consejos para amoblar tu nueva casa, estamos seguros de que toda la experiencia será más sencilla y disfrutable. 

Si estás buscando la mejor opción de casas o depas frente al mar en Asia, echa un vistazo a las opciones que te ofrece Taurus Mar. 

¿A quién no le gusta que su casa huela bien? Está científicamente comprobado que los olores repercuten en nuestro estado de ánimo. Cuando olemos a limpio, por ejemplo, nuestro cerebro se relaja y disfruta de una agradable sensación de bienestar. 

Cuando un aroma entra en contacto con nuestro organismo tiene lugar una reacción fisiológica, la cual, por definición, nos altera, para bien o para mal. Está comprobado que el olor de la fresa o el de la vainilla provoca una agradable sensación en el sujeto perceptor del olor, mientras que otros, como los de las flores, producen un efecto sedante. Hay estudios que tratan de definir las reacciones que desencadenan los diferentes olores. 

Pero volvamos al tema inicial. Cuando nuestra casa huele como nos gusta la estancia (y la vida) en ella será mucho más agradable; estaremos más relajados y nuestra actitud será más positiva.

Entonces, merece la pena intentarlo, ¿no?

Vamos a explicarte, con unos sencillos trucos, cómo puedes lograr que tu casa o depa huela siempre bien, creando así una atmósfera placentera para todos. 

Trucos para que tu casa huela bien siempre

  • Friega siempre con agua y limón

Esta combinación es deliciosa y provoca una gran sensación de frescor. Cuando sientas que una estancia tiene un olor desagradable, echa en el cubo agua caliente y añádele un chorro de limón. Luego humedece el paño y pásalo por la superficie. Los cítricos son la mejor opción para acabar con los olores penetrantes. Por cierto, el limón tiene propiedades desinfectantes, así que ¡perfecto!

  • Introduce pastillas de jabón en los cajones de ropa

Un viejo truco de toda la vida por el que no pasan los años.¿Y por qué? Porque funciona. Coloca una pastilla de jabón en todos los cajones de la ropa y todas tus prendas quedarán impregnadas del aroma. Tan solo abrir el cajón se convertirá en una experiencia agradable gracias al aroma que desprende y la ropa mantendrá siempre el efecto del suavizante. 

  • Flores en casa

Rosas, narcisos, jazmines… no solo embellecen (y mucho) la casa y por tanto la vida, sino que además es una de las maneras más eficaces y naturales de disfrutar de olor a limpio. En el salón, en la cocina… incluso en el cuarto de baño, ¿por qué no? Cualquier lugar es bueno. 

  • Haz de tu aspirador un perfume

Sí, es posible. El aspirador lleva un filtro. Seguro que lo has visto mil veces. Sácalo e imprégnalo de colonia o alguna fragancia que te guste. Una vez hecho esto, úsala como lo haces siempre. ¡Se convertirá en un aparato distribuidor de aromas deliciosos!

  • Canela

Todos sabemos que el cubo de la basura es un lugar crítico. Y no solo de olores. Los restos y desperdicios cotidianos provocan que tengamos que lavarlo con cierta frecuencia. Si introduces en el fondo una toallita y la impregnas de canela enseguida notarás (y mucho) la diferencia. 

  • Vinagre

La lavadora es otro de esos lugares en los que se van acumulando los malos olores poco a poco. Por ello es conveniente dejar un tiempo la puerta abierta tras cada lavado y dejar que ventile. El vinagre es ideal para mantener la lavadora siempre fresca, limpia y aromática. Haz un lavado sin ropa y con vinagre en vez de detergente. De esta forma acabarás con las bacterias y los malos olores. 

  • Crea tu ambientador personal

Hierve agua y añade un buen chorro de limón o naranja, la cáscara y bicarbonato. El aroma cítrico resulta ideal para acabar con los olores que nos disgustan, y además, desinfectan. Introduce el líquido, una vez enfriado, en un pulverizador y úsalo por la casa cuando lo estimes conveniente. 

Ok, lo conseguiste. Ya es tuya. Cumpliste tu sueño y al fin tienes tu casa o depa frente al mar en Asia. ¿Y ahora? Ahora toca amoblarlo, lo cual no es tan fácil. Las decisiones que tomes ahora quedarán para siempre (o, al menos, durante mucho tiempo). Por ello, para evitar errores innecesarios que podrían estropearnos la experiencia, es importante tener en cuenta una serie de factores importantes. 

En este artículo vamos a hablarte de los errores que bajo ningún concepto puedes cometer si vas a amoblar y decorar tu casa o depa de playa en Asia. Porque ya no es tan solo una casa o un depa cualquiera… ahora es tu hogar. 

Errores que no debes cometer si vas a amoblar tu casa o depa en Asia

 

  • No fijar un presupuesto

Se trata de un típico error cuyas consecuencias son muy desagradables. Sé realista y sé cauto. No empieces a comprar sin establecer desde el principio cuál es el tope de gasto. ¿Por qué? Porque gastarás mucho más de lo necesario y tu economía se resentirá. Coge lápiz y papel, haz tus cuentas, define cuánto puedes gastarte y en qué tiempo. Haz un plan sólido y efectivo de gasto y no lo traspases, no te dejes llevar por la euforia.

  • No planificar las compras

Otro error clásico y de terribles consecuencias. Al fin tienes tu casa o depa en Asia y lo que quieres es disfrutar plenamente desde el primer minuto. ¿Y qué sucede? Que quieres tenerlo todo muy rápido. Este y no otro es el peor escenario para hacer compras. No tengas prisa, sé paciente. No es suficiente con hacer un presupuesto, hay que saber comprar. De lo contrario, gastarás más dinero y de peor forma. Seguro que acabas comprando cosas que no eran necesarias, o que podían esperar. Planifica. Además del presupuesto mencionado arriba, haz una lista anotando qué muebles son imprescindibles para empezar a vivir y cuáles pueden esperar un poco más. 

  • No comparar los precios

Muy relacionado con el punto anterior. Las prisas son malas consejeras. Es completamente lógico que quieras tener tu casa 100% amoblada y decorada cuanto antes, para comenzar a disfrutarla junto a tu familia y seres queridos. Sin embargo, estas prisas nos pueden llevar no solo a no planificar la compra, sino a no comparar precios, productos y marcas. Un sofá que se ajuste a tus necesidades puede costar mucho menos en una tienda que en otra. No compres lo primero que veas o te gastarás el doble. Echa siempre un vistazo a la competencia y elige el producto que más se ajuste a tu presupuesto. ¡Por cierto! Evita comprar todos tus muebles en una misma tienda o, de lo contrario, tu casa o depa parecerá más una tienda que una vivienda. Se ecléctico y tu casa cobrará vida. 

  • No medir los espacios de tu casa

Otro error gravísimo. Antes de ir a una tienda tienes que tener clarísimo, con toda precisión, las medidas de todos aquellos espacios en los que vayas a introducir algún mueble (mesa, silla, sofá, cama, rinconera, lámpara…etc.etc.). Los muebles cuestan dinero. Generalmente no es una compra barata. Imagina gastarte el dinero y luego comprobar que no se ajusta bien a la forma o las dimensiones de tu vivienda. Es un detalle clave. Primero mide los espacios, una vez en la tienda, mide los muebles. Es frecuente que compras algo y, una vez en casa, ves que no tiene las medidas necesarias. ¿Y qué haces? Lo colocas en otro punto de la casa donde no queda tan bien… De esta forma, habrás arruinado el estilo y la decoración de tu nuevo hogar. 

  • No probar los muebles antes de comprarlos

No todo es decoración y estética. La mayoría de los muebles son, también, funcionales. Una cama tiene que ser cómoda. Una mesa tiene que ser práctica. Un sofá debe permitirnos adoptar una buena postura… y así con todo. A veces, nos enamoramos del aspecto de un artículo y lo compramos sin tener en cuenta si realmente cumple correctamente con sus funciones principales. No lo pienses: en la tienda prueba todo aquello que pienses en comprar. Una silla, una cama o lo que sea. 

Seguro que si tienes en cuenta estos tips  tus compras de muebles serán mucho más satisfactorias… y económicas. 

Si aún no tienes tu casa o depa de playa en Asia, te invitamos a conocer nuestros condominios frente al mar, con estilo mediterráneo….

A casi nadie le gusta limpiar la casa o el depa. 

Sin embargo, se trata de una actividad que hay que aceptar hasta llegar a convertirla en lo que debe ser: una rutina. Las rutinas o hábitos son aquellas actividades que incorporamos a nuestras vidas sin plantearnos si debemos realizar o no: simplemente se hacen. 

Limpiar una casa o depa, sobre todo si es espacioso, dispone de varias habitaciones y, especialmente, si vives en familia, puede llegar a ser una tarea ardua. Pero también es verdad que la mayoría de las veces tardamos mucho más por la sencilla razón de que no utilizamos un método. Hay diversos trucos y técnicas efectivas para la limpieza de la vivienda que, si los llevas a cabo repetidamente, llegarás a limpiar tu casa o depa mucho más rápido de lo que piensas. 

A nadie le gusta pasarse horas limpiando: lo que interesa es establecer una mecánica sencilla y eficiente. Con el paso del tiempo, a base de repetirla, limpiaremos nuestra casa o depa de forma mecánica, sin esfuerzo, casi sin darnos cuenta. Y muy rápido. 

¿Qué vas a necesitar para la limpieza de tu casa o depa?

Hablamos de una limpieza general de toda la vivienda, por lo que vamos a necesitar diversos productos para todas las habitaciones y superficies. 

  • Spray de limpieza multi-uso para todas las superficies (multi-superficie)
  • Escoba.
  • Spray desinfectante.
  • Limpia-vidrios.
  • Plumero. 
  • Esponja. 
  • Paño húmedo. 
  • Aspiradora.

Ya tenemos lo esencial. Ahora vayamos limpiando espacio por espacio. ¡Y muy importante! A partir de hoy, mantén siempre el mismo orden de limpieza. 

Cómo limpiar la sala de estar

Generalmente la sala de estar es un espacio en el que disponemos de adornos y otros objetos variados. Lo primero es depositarlos todos en una caja o espacio contenedor. Así podrás limpiar el polvo de todas las superficies. Usa el plumero y sacude el polvo, mueble por mueble (insistimos, tratar de mantener siempre el mismo orden es la forma más efectiva de limpieza): sofá, mesa, sillas, revistero, repisas y estantes. Una vez que hayas eliminado el polvo de las superficies haz una pasada con el spray multiusos. Luego, barre o pasa la aspiradora por el piso. Desplaza los muebles si es necesario y después devuelve todo a su lugar de origen. 

Cómo limpiar los dormitorios

En los dormitorios, sobre todo si pertenecen a los más pequeños de la casa, sucede como en la sala de estar: suelen estar repletos de objetos, juguetes, ropa desperdigada… Siempre, lo primero antes de empezar a limpiar una habitación, es agrupar todos estos objetos en alguna caja para que no nos estorben mientras limpiamos. Si se trata de ropa, si está limpia, guárdala en el armario. Ya sin objetos en los muebles, pasa el plumero para quitar el polvo en la mesita de noche, estanterías, escritorios, etc. Luego pasa el spray multi-superficies. Lo último, como siempre, barrer o pasar la aspiradora. 

Cómo limpiar el cuarto de baño

Lo primero, una vez más, agrupa todos los artículos que encuentres en repisas, baldes, tina, lavabo, etc., e introdúcelos en un contenedor, de forma que todas las superficies de la habitación estén sin nada encima. Con el spray multi-superfice limpia todas las superficies de la habitación: lavabo, tina, wc, todo. Para el interior del wc usa el propio cepillo para inodoros; limpia-vidrio para el espejo y las ventanas y deja para el final el interior de la tina o ducha. Usa un balde con agua y detergente y una esponja. Una vez terminado, barre el suelo y devuelve todos los objetos que guardaste en la caja a sus lugares correspondientes. ¡Baño perfecto!

Cómo limpiar la cocina

Si, lo sabemos: suele ser el espacio más pesado para limpiar de toda la casa. Pero al final, el sistema es el mismo. Deposita en tu contenedor todos los objetos sueltos de la habitación de forma que todos los estantes, baldas o reposteros queden vacíos. Ahora usa el spray multi-usos en todas las superficies vacías. Si hay vajilla sucia, lava los platos y, una vez limpios, usa un paño con detergente para el lavadero. Para secar, usa otro paño que esté sin usar. Barre el piso y termina pasando un trapo húmedo. 

En las cocinas, cocinamos y es un lugar que tiende a mancharse de una forma distinta al resto de la casa, con residuos y grasa. Es por ello, que una vez cada cierto tiempo, la cocina necesita una limpieza más profunda para eliminar la grasa en hornillas, paredes o incluso zócalos. Con el paso del tiempo los residuos van acumulándose. Para eliminar esta grasa un buen truco es emplear vinagre. Usa una botella con pulverizador y deja el vinagre actuando unos cuantos minutos en las diferentes superficies. Pasado este tiempo, pasa un trapo húmedo y limpio. 

Esperamos que estos sencillos consejos te sirvan para aprender a limpiar bien tu casa o tu depa, repitiendo siempre un mismo método. Recuerda: trata de elegir siempre el mismo día, y más o menos la misma hora, para la limpieza general de tu casa. Sigue siempre el mismo orden. Verás cómo, poco a poco, irás obteniendo mejores resultados y dedicando menos tiempo a esa actividad que, a veces, nos resulta tan pesada.  

El insomnio o la incapacidad de descansar correctamente se está convirtiendo en un verdadero problema en nuestros días. Los motivos los conocemos de sobra. A medida que nos hacemos adultos, son numerosos los factores que pueden llevarnos a un exceso de preocupación y a hacer difícil conciliar el sueño: estrés laboral, cambios inesperados y repentinos o un aumento en las responsabilidades. Es completamente normal que, en determinados momentos o etapas de nuestra vida, no descansemos como quisiéramos. 

Un descanso de calidad no solo nos ayuda a rendir mejor en el trabajo; también es clave para nuestro sistema inmune y para nuestro bienestar emocional. Si no eres capaz de tener un buen descanso deberías preocuparte por conseguirlo. 

Aunque hay situaciones en la vida y episodios puntuales que pueden complicarnos el sueño, no debemos jamás darnos por vencidos. Dormir poco o mal no es normal y existen algunos tips que pueden ayudarnos a descansar mejor. Aunque no siempre todos los factores que influyen en el sueño están bajo nuestro control, sí que es posible crear una serie de hábitos que favorezcan un buen descanso.

Vamos a verlos. 

Cómo dormir mejor

  • Ojo con las cenas. Aunque no lo creas, tu  cena puede ser el factor más importante a la hora de alcanzar un buen descanso. Esto es así especialmente a medida que se cumplen años. Evita acostarte sintiéndote muy lleno; evita las grandes comidas poco antes de marchar a la cama. Trata de cenar ligero y pronto. Verás como así es mucho más fácil tener un sueño reconfortante durante toda la noche. Tampoco es recomendable fumar, beber café o alcohol. Todos estos elementos presentan efectos estimulantes nada buenos para el descanso. Con el alcohol sucede algo curioso: puede provocar somnolencia inicialmente, pero casi con toda seguridad, provocará interrupciones en tu sueño más adelante.
  • Respeta los horarios. Para una persona adulta, la cantidad ideal de horas de sueño es de entre 7 y 8 horas. Ni más, ni menos. Una forma de conseguir este objetivo es intentar acostarse siempre a la misma hora, incluido los fines de semana. Trata que la diferencia horaria entre un día y otro no supere nunca los 45 minutos. De esta forma, si eres constante, reforzarás tus propios ciclos naturales de sueño-vigilia. Dicho de otra forma: tu organismo sabrá que ha llegado la hora de dormir. Si al principio de iniciar esta rutina te cuesta quedarte dormido, levántate y realiza alguna actividad. Leer es ideal para relajar tu cuerpo y tu mente. Cuando vuelvas a sentirte cansado, regresa a la cama.
  • Realiza actividad física. La actividad física es muy beneficiosa para nuestro organismo por muchos motivos de los cuales ya hemos hablado en más de una ocasión. Otra de sus ventajas es que provoca una relajación, tanto física como mental, que potencia el sueño y propicia un buen descanso. Incorporar una rutina de ejercicios diariamente te ayudará a vivir mucho mejor en todos los sentidos, y repercutirá positivamente también en tu descanso. Eso sí, no realices los ejercicios a la hora de acostarte. Deja que pase tiempo entre la actividad física y la hora de ir a la cama.
  • Controla lo que te preocupa. En algún artículo anterior hemos hablado de la que es una de las principales enfermedades de nuestro tiempo: el estrés. El estrés es algo mucho más importante de lo que nos creemos. Determina nuestro estado de ánimo, nuestra forma de ver el mundo e influye, con el paso del tiempo, en nuestra salud. Ya hemos ofrecido algunos tips para intentar controlar el estrés. Puedes verlos aquí. Trata de manejar el estrés y las preocupaciones y descansarás mucho mejor. Existen técnicas efectivas como intentar organizar tu vida, establecer orden y prioridades. Una actividad excelente para eliminar el estrés y las preocupaciones es escribir tus tareas pendientes, preocupaciones y pensamientos en un cuaderno. Haciendo esto, tendrás una perspectiva general de todo, y sentirás un mayor control de tu vida. ¿A qué esperas? Ponlo en práctica, ¡funciona!
  • Ambiente relajado. El dormitorio es una habitación dedicada al descanso. Es un santuario del descanso. No reniegues de la belleza y de la decoración para tu dormitorio, pero no pierdas de vista que, antes que nada, lo que debes alcanzar es un ambiente y un entorno que propicie el buen descanso. Un dormitorio debe ser fresco, oscuro y silencioso. Usa cortinas para evitar un exceso de luz. Usa tapones para tus oídos si es que crees que hay un exceso de ruido.
  • ¡Te ofrecemos un tip extra! Ten la costumbre, cuando sientas que estás más alterado o activo de lo normal, de darte un buen baño antes de acostarte. En otro artículo hablaremos de cómo hacer meditación, otra actividad ideal para reconciliarnos con nuestro descanso. Esperamos que todos estos tips te sirvan para que sientas una mejoría en tu descanso. Ojo, funcionan mejor si los llevas todos a la práctica y no tan solo uno o dos. 

Seguro que ya lo sabes: hoy en día es muy fácil caer en el sendentarismo y la inactividad. Muchos trabajamos en casa, por lo que es fácil pasarse, casi sin darnos cuenta, la mayor parte del día día sentado delante de una pantalla. Muchos otros conducen hasta la oficina, llegan y se sientan a trabajar, cumplen con su horario, conducen hasta la casa, llegan y se sientan. Cenan, y a la cama. 

Y así un día. Y otro. Y otro.  

¿Crees que esto es sano?

¿Sabías que hay una gran cantidad de estudios científicos que confirman el riesgo de muerte que entraña vivir así, en un estado de sendentarismo total? Casi todos estamos muy concientizados con el problema que supone la obesidad. Y sin embargo, estudios recientes han señalado inequívocamente que la carencia total de ejercicio físico aumenta el riesgo de muerte hasta dos veces más que la obesidad. 

¿La buena noticia? Que tiene muy fácil solución. Para las personas inactivas, tan solo una pequeña cantidad de actividad física diaria es suficiente para dar un giro completo a sus vidas y comenzar a disfrutar de importantes beneficios para la salud. A esta conclusión se llegó tras el estudio publicado recientemente en la prestigiosa revista American Journal of Clinical Nutrition

Camina todos los días y vive mejor

Con tan solo una caminata diaria de no menos de 20 minutos todo tu organismo se irá fortaleciendo, hasta el punto de reducir el riesgo de muerte prematura aproximadamente en un 30%. 

Si además estás interesado en bajar de peso, con estas caminatas estarás quemando calorías, por lo que, si cuidas un poco la alimentación, también lo lograrás. Todo son ventajas. 

En Mikonos, tienes toda la playa para ti. ¿A qué estás esperando? Ve introduciendo esta saludable rutina en tu vida diaria poco a poco. Es un error común empezar queriendo caminar más de lo debido. Y lo que sucede es que al poco tiempo abandonamos la empresa. No hay que obsesionarse. Poco a poco. Hasta que pase a ser una rutina de nuestras vidas.  

El deporte y la actividad física debe formar parte de nuestra vida diaria. Al principio nos costará más, pero el objetivo debe ser que pase a ser un actividad más de nuestro día a día. Hay que pensar en él como en un estilo de vida y no como simplemente ‘hacer deporte’. 

Cuando hayamos logrado eso, muy pronto comenzaremos a sentir los efectos de llevar una vida más equilibrada y saludable. Empezaremos a sentirlo en nuestro cuerpo… y también en nuestra mente. 

Mikonos se encuentra muy enfocada al deporte. El condominio cuenta con canchas y piscinas, entre otras ventajas. Pero recuerda: ahí, frente a tu casa, tienes kilómetros de playa. Eres un privilegiado, aprovéchalo. Caminar por la orilla cuando tú lo decidas es un lujo al alcance de muy pocos. 

Treinta minutos diarios, cinco días a la semana, y en muy poco tiempo te empezarás a sentir mejor. En todos los sentidos. También en el ánimo. Parece casi magia, ¿verdad? Compruébalo por ti mismo. 

La actividad física diaria, y no hablamos de running, ni bicicleta, ni pesas, sino tan solo de caminar, fortalecerá tu salud y reducirá notablemente el riesgo de padecer enfermedades y de muerte prematura. 

¿Hay algo más importante que la salud? En Taurus Mar promovemos la actividad física y queremos que nuestros clientes se cuiden a sí mismos y a sus seres queridos. 

Si quieres que te expliquemos cómo vivir en Asia frente al mar, tan solo pincha AQUÍ

El condominio Mikonos en Asia desea ofrecerte un estilo de vida mediterráneo en la costa peruana. Para ello, sus partes comunes cuentan con hasta un 60% de zonas verdes, además de canchas deportivas, instalaciones diversas, y la mayor Casa Club de todo Asia. Y todo esto, en un paraje de ensueño, frente al mar. 

Pero no toda la cultura mediterránea consiste únicamente en sus aspectos estéticos y visibles, hay algo esencial que tiene que ver con la esencia misma del comportamiento humano. En los pueblos mediterráneos se comparten espacios, se saluda, se convive y se respeta con alegría y educación al vecino. La cultura mediterránea (o latina) es alegre y habladora, le gusta pasarla bien en compañía y al aire libre.

Mikonos ofrece la infraestructura necesaria para que no la pases únicamente metido en casa, sino que salgas y disfrutes de los espacios circundantes. No solo son los kilómetros de arena y costa de la espectacular playa Novo Sarapampa, sino todo lo que el condominio tiene listo para que tú y los tuyos lo disfruten.

Nuestra intención y deseo es que una pizca al menos de esa cultura del Mediterráneo se aplique en Mikonos y para ello nada mejor que tener una excelente relación vecinal. La convivencia, en un condominio, la tendrás sí o sí, así que, ¿por qué no cuidarla y favorecerla? 

Tips de convivencia

  • Presentación. Aunque en Perú no lo practicamos tanto, esta es una tradición de gran importancia en países como los Estados Unidos. Si llegas nuevo al vecindario, en este caso al condominio, preséntate como es debido. No tiene que ser el primer día, lógicamente, ese día seguro que tienes un montón de cosas que hacer. Pero no dejes que pase más de una semana o diez días. Acude a tu vecino y, con toda la naturalidad, preséntate. Ya verás como, desde el minuto uno, la estancia se hace más agradable. La próxima vez que lo encuentres, tendrás más confianza, y los indicios de una incipiente (posible) amistad se va creando.
  • Invitación. No es ni mucho menos obligatorio, pero si con tu vecino más cercano, después de varios saludos y conversaciones en las zonas comunes, sientes que hay un feeling especial. Si tiene hijos de la misma edad que los tuyos, o si comparte aficiones contigo, etcétera, quizás sea una buena idea invitarlos a cenar alguna noche a casa. De esta forma habrás dado un paso más en la relación y habrás dado lugar a una bonita amistad en tu propio lugar de residencia. Pero ojo, este es un paso que debes pensar bien, ya que quizás no estés interesado en mantener una relación tan estrecha.
  • Saludar, claro que sí. Si quieres que el ambiente del condominio sea amable y positivo, desde el primer momento tendrás que poner de tu parte. Hay un gesto social muy sencillo que tiene un valor transformador enorme. Hablamos de un simple saludo. ¿Qué sensación te producen las personas que ves con frecuencia y que no te dan los buenos días? Negativa, ¿verdad? En un condominio en Asia, frente al mar, y con zonas comunes tan atractivas, la sensación sería mucho peor. Saluda siempre, sonríe y pregunta ‘¿qué tal estás?’ De esta forma, entre todos, haremos del condominio, y de todo el mundo, un lugar mucho mejor.
  • Todos queremos a nuestras mascotas, pero… Ojo con las mascotas. A todos nos encantan, pero no olvidemos que son animales y tenemos la obligación de que no molesten lo más mínimo a nuestros vecinos. Es posible que a ellos no les gusten. Cuidado con los ruidos; quizás, si es un perro, ladre demasiado. Piensa siempre en si tu mascota puede estar molestando a tus vecinos. En caso afirmativo, discúlpate y trata de solucionarlo. Y por supuesto, recoge siempre todo lo que ensucien…

  • Áreas comunes. En Mikonos, desde su concepción, hemos trabajado duro para ofrecer zonas comunes que destaquen por su oferta, variedad y tamaño. Piscinas, gimnasios, canchas, la mayor casa club de todo Asia… ¿no crees que es una gran oportunidad para socializar? Puedes ir intimando en el gimnasio o la piscina. Quién sabe, poco a poco, se podría ir conformando un buen grupo de amigos y organizar alguna reunión especial cada mes… ¡Aprovecha todo lo que Mikonos te ofrece! Son beneficios exclusivos que favorecen una vida más amable y bonita.

Por supuesto, lo último que queremos es decirte lo que tienes que hacer. Con este artículo tan solo hemos tratado de sugerir algunos tips para dar comienzo a unas excelentes relaciones de convivencia en un condominio frente al mar estilo mediterráneo como es Mikonos. ¡A disfrutar! ?

 

 

Al comprar una casa de playa en Asia uno de los deseos más habituales en la mente del comprador es el de pasar tiempo con la familia. 

La mejor educación para los hijos proviene de aquello que ven en sus padres y no tanto de aquello que los padres les obligan a hacer. Así que, si la familia apenas se ve… ¿cómo ofrecer a los hijos una buena educación?

Pasar tiempo en familia es importante para tus hijos porque les ayuda a tener referencias y valores que les servirán más adelante, cuando deban hacer frente a la vida adulta. 

Porque ¿sabes quiénes son las personas más importantes para ellos? Exacto: sus papás. No solo de bebé, sino también de adolescente, siguen necesitándote. 

¿Y sabes qué es lo que más necesitan de ti? No juguetes, ni ropa, no. Se trata de tu compañía. Sí, de tu tiempo. Pero no de cualquier tiempo. No de esos minutos que, corriendo y estresado, le das entre semana, justo antes de partir hacia el trabajo. Necesitan, y quieren, tiempo de calidad. Tiempo en familia. 

¿Y qué mejor sitio para pasarla juntos y en familia que en tu casa de playa, frente al mar, en Asia?

¿Te gustaría conocer un montón de actividades para hacer en casa con tu  familia para que se diviertan, aprendan y a la vez fomentar el amor familiar?

Actividades para compartir en casa con tu familia

1.- Leer juntos. Tenemos la idea de que leer cuentos a niños menores de tres años no tiene demasiado sentido porque no se enteran de casi nada. Todo lo contrario, recientes estudios confirman que ya desde su primer año de vida leerles un cuento antes de dormir es una actividad muy positiva. Si son muy pequeños se acostumbran a escuchar y se les estimula a hablar. Si son un poco mayores, fomentarás su interés por la lectura, haciéndoles entrar en un mundo nuevo, mágico y misterioso que les hará la vida mucho más plena. 

2.- Cocinar en familia. Se trata de una actividad divertidísima para los más pequeños. Al realizarla tendrán oportunidad de aprender un montón de cosas nuevas: los diferentes tipos de alimentos, las herramientas necesarias y su uso, las ventajas de comer sano… y podrán mancharse, experimentar, bromear… ¡y reírse un montón!

3.- Hacer deporte en familia por la playa. Ya hemos hablado de las numerosas ventajas de todo tipo que tiene hacer deporte. También lo tiene para los más peques. El deporte enseña valores como el esfuerzo y la disciplina, además de que sirve para cuidar de nuestra salud y divertirnos a la vez. ¿Existe un lugar mejor para hacer deporte que la playa? ¡Aprovechala! Puede ser natación, running por la orilla, bicicleta, fútbol… ¡o hasta salto de longitud!

4.- Mirar fotos. Esta es una de las actividades que más gusta a los pequeños. Piensa en tí mismo y acuérdate: ¿no te gustaba ver fotografías antiguas con tus padres? Todos lo hemos hecho. Ver imágenes antiguas de cuando éramos más pequeños siempre sorprende y divierte. Recordar experiencias, viajes y lugares en los que estuvimos es algo que siempre llama la atención. Ver fotos antiguas en familia y comentarlas entre bromas es una de las mejores formas de pasar una tarde con tus peques.

Family of four on floor watching television, ground view

5.- Ver una película en familia. Con atención, eso sí. No vale sentarse y ponernos a mirar el móvil. De esta forma se acostumbrarán a prestar atención continua y concentrarse en una actividad. Solo una. Lo más importante, elegir la película entre todos. Y luego comentar, opinar, reflexionar sobre lo que hemos visto. 

6.- Escribir un cuento. Anteriormente hablamos de leer cuentos. ¿Y si lo inventamos entre todos? Se puede crear una historia en familia (una auténtica brainstorming) y luego que los peques la conviertan en un cuento escrito. Escribir es una de las actividades más positivas para la vida. Si se van acostumbrando a hacerlo, a buen seguro tendrán una vida más plena y positiva. En esta actividad lo más importante es que la historia sea creada en conjunto con las ideas proporcionadas por todos. Y cuando la escriban, hazles ver que estás muy interesado por leer el cuento. 

7.- Jugar en familia. Son niños. Y lo que más les gusta es el juego. El juego es, además, una actividad fundamental para el desarrollo de un montón de factores físicos y sociales a la vez que experimentan y reconocen emociones y sentimientos. Jugar es fundamental. Hacerlo en familia es inolvidable para ellos. Será un recuerdo que mantendrán toda la vida. Y juegos hay muchos, tan solo hay que usar la imaginación. Se pueden hacer manualidades con papel o cartón o cualquier cosa. Puedes coger ideas de Internet. Hay también juegos de mesa, puzles, dominó o cartas. Se puede dibujar, bailar o cantar… ¡dar rienda suelta a la creatividad! Crear disfraces para que pierdan el sentido del ridículo. Una fiesta de disfraces, ¿por qué no? Un pase de modelo… con fotos incluidas. Por último, claro que sí, existen también videojuegos muy interesantes para jugar en familia. ¡A ellos les encantan!